Marketing de contenidos y copywriting, ¿es lo mismo?

A priori, puede resultar confuso hablar de Marketing de contenidos y de copywriting en un mismo post. Incluso puedes pensar que es lo mismo. A fin de cuentas, todo va sobre contenidos bien escritos. Pero es recomendable aclarar ciertas cuestiones para que no nos lleven a un error.

Ya te avanzo que hay mucha literatura al respecto y que en los últimos dos años parece que a todos los marketeros se nos llenaba la boca hablando de las grandes bondades del marketing de contenidos y que el contenido era el rey. Cosa que, a mi juicio, no es así.

Lo cierto es que el marketing de contenidos ha existido siempre. Lo que ocurre que, con la digitalización de las empresas, las agencias de marketing vieron una oportunidad perfecta para empezar a aplicar una base de marketing a los contenidos de las marcas. Entonces, es cuando todo el mundo hace marketing de contenidos y escribe, escribe y escribe un poco por inercia del sector.

La realidad es que el marketing de contenidos es algo que beneficia a las marcas que lo aplican con sentido común. El hecho de escribir tras una reflexión estratégica y redactando informaciones que sabemos previamente van a buscar los clientes potenciales de una marca, ya da buena cuenta de que es un punto a favor de la marca que cree en ello y lo potencia.

Sin embargo, hacer marketing de contenidos y hablar sobre “20 consejos para tu estrategia de email marketing”, por poner un ejemplo, no significa que vayas a ser persuasivo en el sentido de que detrás de ese contenido escondes una acción de marketing que busca que empieces a utilizar MailChimp.

Lo que puedes perseguir con ese contenido es escribir un post alineado a una búsqueda recurrente por parte de tu cliente potencial y que te va a generar atracción de tráfico cualificado, pero sin pensar mucho más allá ni ser proactivos en la conversión de un usuario en lead, para que posteriormente se cualifique y termine siendo cliente de una marca. Esto sería el esquema clásico de un proceso de Inbound Marketing y en el que el marketing de contenidos juega una parte fundamental en la fase inicial de atracción de tráfico web.

Aunque bien es cierto que lo que busca conseguir un proyecto de Inbound Marketing va más allá. Por tanto, no deberíamos hablar tanto de marketing de contenidos sino de aplicación de redacción orientada a la conversión para conseguir un objetivo concreto.

Marketing de contenidos y copywriting: diferencias

Como existe mucha confusión en torno a estos dos términos, es recomendable pararnos a pensar y sacar cuáles son las diferencias entre el marketing de contenidos y el copywriting.

1. Hacer marketing de contenidos no implica hacer copywriting.

Aquí suele estar el error de concepto. Por escribir en un blog de empresa o tener un blog personal nos pensamos que hacemos copywriting y no tiene porqué ser así. Hay empresas que tienen blogs corporativos en los que publican sus últimas promociones y no aportan valor. Tampoco tienen una estrategia detrás y publican siempre hablando de su “yo, yo, yo” o bien aportan algo diferente ofreciendo la posibilidad de salir de dudas respecto a algún servicio que ofrecen, pero no incitan a probarlo ni derivan tráfico a su web.

Incluso hay agencias de marketing que tienen su blog corporativo fuera de su dominio de empresa y no enlazan a sus servicios.

2. Hacer copywriting suele recoger inputs del marketing de contenidos.

Redactar de forma persuasiva buscando lograr un objetivo (que se apunten newsletter, que compren un producto, que naveguen por un embudo de conversión determinado, que se descarguen un contenido) significa que aplicas en parte marketing de contenidos para generar atracción.

3. El marketing de contenidos va de generar confianza y relaciones a largo plazo.

El marketing de contenidos apuesta por ser más reflexivo y aporta valor añadido, basándose en la redacción de un contenido bien pensado, sutil y que no es explícito en el propósito de venta. El marketing de contenidos no busca vender o incitar a la contratación de un servicio como primer objetivo.

4. El copywriting se basa en ser más directo para conseguir el objetivo que persigue.

Se trata de ponérselo fácil al usuario. De decirle lo que tiene que hacer. Todo, desde la estrategia digital que hay detrás y sin perder el norte, pero siendo mucho más explícito y apelando más a convencer a que dé el paso a la acción que le estamos solicitando que realice.

5. El copywriting se parece más a un texto publicitario de calidad que a una noticia.

Es directo, pero sin perder la noción de qué es un contenido y no tiene por qué ser publicidad (aunque también puede serlo).

Algunas diferencias más entre marketing de contenidos y copywriting

 

Marketing de contenidos

  • Más informativo.
  • Más de aportar valor añadido.
  • Más de resolver problemas a necesidades de cliente potencial.
  • No busca la venta directa.
  • Busca conectar con la audiencia y generar confianza.

 

Copywriting

  • Más persuasivo.
  • Más explícito y orientado a la acción.
  • Persigue un objetivo claro y concreto.
  • Siempre hay una llamada a la acción.